El Sicario

Me crié bajo el calor sofocante del Caribe colombiano y pronto todos mis sueños se rompieron uno tras otro: mi infancia, mi trabajo como músico, una vida tranquila en mi tierra.

No queda espacio para la compasión en un Sicario como yo.

Te retaré, te provocaré y te daré la lección que te hacía falta. Si te sonrío querrá decir que te voy a manipular o a disparar…

La Sicario

No tengo nombre ni pasado, nunca me hubieras encontrado. He visto sin inmutarme cosas terribles que a tí te crearían pesadillas insoportables. Necesitarías años de psicólogos para poderlo superar.
 
Mi cuerpo y mi me mente están bajo cero, así que jamás me tiembla el pulso. Me gusta lo que hago y dicen que he nacido para esto. Estoy de acuerdo.

Medidas de higiene

Todo el mundo sabe que los Sicarios somos extremadamente cuidadosos, no debemos dejar huellas, ni rastros y la higiene es fundamental. Usamos protección especial para cada trabajo y desinfectamos nuestras herramientas con gel hidroalcohólico tras cada encargo.